Todas hemos sentido cambios antes de que nos venga la menstruación, pasar de sentirnos con mucha energía, sexys y radiantes a llorar por que nos dicen hola, espinillas en el cuerpo, hinchazón, dolor e irritabilidad. Y es que es normal, el cuerpo al entrar en fase lútea o premenstrual pasa por muchos cambios hormonales, porque se prepara para un posible embarazo liberando hormonas especiales, el endometrio se engrosa, el flujo cervical cambia, se retienen líquidos para generar nutrientes y crear un ambiente ideal para ese futuro bebé. Pero cuando no hay una fecundación, las hormonas dejan de liberarse (progesterona, estrógenos) y se empieza a desprender las capas del endometrio para dar paso a la menstruación.

En resumen, al inicio de la fase premenstrual hay un pico de hormonas y rápidamente hay un descenso, por lo que ese cambio lo notamos y se evidencia mayormente en nuestras emociones, en algunas personas más que para otras, podemos notar cambios intensos de humor, aumento en la ansiedad, estrés, depresión, lo que se desencadena en un Trastorno Disfórico Premenstrual (TDPM) donde se presenta una exacerbación menstrual, esto ocurre cuando las condiciones de la salud mental y física se agravan antes de la menstruación, por lo que si tenemos comúnmente niveles de depresión, ansiedad u otras condiciones estas pueden incrementar en nuestra fase premenstrual. Por lo que hoy más que nunca, queremos invitarte a seguir tu ciclo, llevar un diario menstrual donde podás apuntar tus emociones, los cambios físicos y cómo buenas científicas cíclicas llevar el registro e ir comprendiendo los procesos comunes en nuestro cuerpo y los cambios anormales que se pueden presentar.

 

Podés practicar meditación , bajar las revoluciones y darte tu tiempo en esta fase donde tu cuerpo está con un sube y baja hormonal, cuida de ti misma, reconoce cuando hay poca energía y no le exijas más. Realizar ejercicio de bajo impacto, una dieta saludable baja en sal, son los tips obligatorios en esta fase para mantener una salud mental y un ciclo en positivo.

Recuerda que esta es una fase, por lo que los síntomas pasarán una vez las hormonas sean niveladas, si tus emociones siguen extrañamente cambiantes y notas procesos anormales en tu cuerpo siempre te vamos a recomendar una consulta ginecológica y un acompañamiento psicológico, recuerda que somos seres integrales y nuestro ciclo menstrual siempre será el protagonista de nuestra vida, tengamos o no menstruación, tomemos pastillas anticonceptivas o no, siempre tendremos cambios químicos en nuestro cuerpo y debemos estar atentas, porque nadie nos conocerá más que nosotras mismas.

En esta estamos juntas, contá con nosotras!