La mayoría de las mujeres comenzamos a tener la menstruación entre los 10 y los 15 años, es decir, durante la pubertad. Tradicionalmente se han utilizado toallas y tampones para gestionar la menstruación y para muchas fue la única opción cuando tuvimos nuestra menarquía, pero recientemente, las copas menstruales han revolucionado la manera de gestionar cada mes, pues permiten su utilización hasta 12 horas seguidas, además de ser muy cómodas, fáciles de utilizar y mucho más económicas que otras opciones. 

Siempre surgen muchas preguntas cuando vamos a utilizar la copita por primera vez, y estas son algunas muy importantes: 

¿Se puede utilizar la copita menstrual desde la primera menstruación?

La copita se puede utilizar sin importar tu edad, desde la primera menstruación podés usarla si conocés tu cuerpo y si así lo deseas porque te parece la mejor decisión, nadie nos debería de impedir nuestra elección una vez nos sintamos preparadas. 

¿Puedo utilizarla si aún no he tenido relaciones sexuales?


La copita también se puede utilizar sin importar la actividad sexual, sin embargo sabemos que pueden surgir muchas dudas a nivel anátomico o corpolar, pero antes de entrar en estos detalles, debemos recorar que la virginidad es un término con múltiples interpretaciones y lo que tenemos que pensar es en la anatomía pura y en que no todo gira en torno a una relación sexual de penetración ya que el factor anatómico y emocional son muy importantes también. Solo tú decides cuándo has perdido tu "virginidad" y lo que esta palabra significa para vos, sin importar el sexo de tu pareja o el tipo de sexo que estás teniendo, por lo que en vez de utilizar este concepto utilizaremos uno a nivel anatómico, presencia o no del himen.

¿Y entonces, qué es el himen? 

Es una pequeña membrana muy flexible, que puede o no existir en la entrada del canal vaginal, lugar donde se coloca la copa menstrual. El himen es posiblemente la parte del cuerpo más sobrestimada, ya que biológicamente no tiene ninguna función y algunos ginecólogos recomiendan retirarlo para el adecuado paso de la menstruación. Además de que el himen es un conjunto de finos pliegues de tejido que se desgastan a medida que crecemos, por lo que personas menstruantes mayores a 17 años es probable de que no lo tengan. 

Existen tipos de himen y algunos ya poseen un tipo de agujero, o son bastante flexibles, por lo que la copa no afectará en nada, con un poco de preparación y paciencia podés convertirte en una profesional al poner la copita. Sin embargo, si pensás que podés tener un himen muy grueso, o si tenés alguna pregunta o preocupación, siempre recomendamos confirmarlo hablandolo con tu médic@ antes de empezar a usar una copa.

                             

¿Cuál copita debo usar cuando soy adolescente o tengo himen? 

En Cíclica te recomendamos usar nuestra copita más pequeña, la talla Xs, ya que esta se adapta mucho mejor a tu cuerpo y no importará la cantidad de tu flujo, ya que este no determinar la talla de la copa, sólo el tiempo que la podrás tener dentro de tu cuerpo. También te recomendamos utilizar el lubricante Cíclica para que podás introducir la copita con mayor facilidad y sin incomodidades. 

Para terminar, queremos decirte que es normal sentir estrés cuando no estás acostumbrada a usar la copa y si nunca has insertado nada en tu vagina es probable que esto tense los músculos vaginales y podría hacer las cosas un poco incómodas durante la inserción. Por lo que es muy importante que te conozcas primero, pierde el miedo a verte en el espejo, tocarte y autoexplorarte, tómate el tiempo necesités para que te podás sentir tranquila.